sábado, 9 de noviembre de 2013

Maestro Rodriguez. ¿ Por qué Róbinson

Maestro  Rodriguez.  ¿ Por  qué  Róbinson ?

                                                          Emmanuel P. González Espinal.

     Comentábamos en  lecciones  anteriores que el cambio de nombre de  don  Simón  Rodriguez  a  Samuel  Róbinson, no se debió a una desavenencia que sostuvo con su hermano de crianza don Cayetano Carreño, tal como dicen algunos historiadores; ya que esa innovación se produjo en Jamaica cuando nuestro protagonista se marchó para siempre de su Patria. Pero la posible realidad de este hecho nos la describe a  lujo  de  detalles el finado e  ilustre hombre de letras, don Arturo Uslar Pietri en su famosa biografía novelada: “La Isla de Róbinson”

    Arriba entonces  el  telón  y  deleitémonos con  este acontecer.

     No hay duda que el  Emilio  de  Rouseau  y  su hechizo fue el libro de cabecera de don Simón; pero  así  mismo el libro del inglés Daniel de  Foe  “Róbinson  Crusoe” lo debe haber apasionado en sus ratos de  ocio,  de forma  tal  que  logró trasmitirle esa vida  aventurera  que siempre  lo  acompañó  y  a su vez le brindó el nombre de  Róbinson que  llevó  a  cuesta durante más de un cuarto de siglo.

     Don  Simón  Rodiguez  creció en forma simultánea con la popularización del género novelístico  y  “Las Aventuras de  Róbinson  Crusoe  fue una de las primeras novela que circuló con notable éxito en  el  universo  cultural de esa  época  y  allí  Daniel  Defoe  (1.589 – 1.731)  cuenta la historia de un náufrago  que pasó 28 años en una isla  imaginaria  situada en  nuestro Mar Caribe, cerca del Orinoco  y  la  Tierra  Firme,  en  La Capitanía General de Venezuela”.

   “ Las Aventuras  de  Róbinson  Crusoe “  significó una verdadera aportación original al desarrollo del género novelístico. Obra en que se observa el mérito de la fina observación realista como condición indispensable de la narración.  Su extraordinario éxito se debió a que fue escrita tanto para los jóvenes como para los adultos mayores.

     Recordando mis vivencias juveniles, allá  en  la  Yaritagua  de  mis gratos  y  malos  recuerdos, veo como la lectura de esa famosa obra literaria, contribuyó en  los miembros de  mi  generación  a  elevarnos el  espíritu  aventurero  que  siempre nos absorbió.  Allí obtuvimos datos prácticos de subsistencia que aplicaríamos luego en nuestras temerarias  excursiones por los distintos paisajes fluviales  y  de  bosques que circundaban a mi patria chica.

     Finalmente: “Las Aventuras de  Róbinson Crusoe es  una  novela caracterizada por la facilidad de su invención, la  claridad del  estilo  y  una  sencillez  inimitable ,

     Don Arturo Uslar Pietri nos dio  a  conocer , en  su  famosa historia novelada, que don  Simón  Rodriguez  llegó  a  descubrir la  Isla  de Róbinson   Crusoe  y  se metió  en  ella  para  insecula saeculorum, es decir, para no salir más nunca.  Allí radica su aislamiento  donde únicamente  podían llegar los náufragos.  Entonces  es  cuando  medita  y  se  da  cuenta que había que volver  a  aprender  como aprendió  Róbinson  a  vivir  solo  y  a  valerse de sus propios medios.  Hacerlo  todo  para no depender  de  nadie,  tal  como  lo  haría  un  náufrago. Lo  poco que podía salvarse de  su  vieja  vida,  de  las   engañosas  formas  de  los saberes  inútiles,  para  llegar  al  hombre  puro  que  estaba  enterrado  dentro de  él.

     Así nació  Samuel   Róbinson.-  Continuaremos.

Emplugones33@gmail.com

                                             emplugones@hotmail.com


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada