miércoles, 10 de noviembre de 2010

Al Maestro con cariño



 En la gráfica observamos al destacado educador Emmanuel González Espinal entre su esposa Luisa Elena George de Gonzalez y su hija Liuba Lena.

Al   Maestro   con   cariño.-

En la década de los sesenta llegó a la ciudad de Barquisimeto el maestro Emmanuel González Espinal. Tenía la misión de dictar clases  de quinto grado de primaria y al año siguiente sexto grado, en el  Grupo Escolar “Pablo Manzano Veloz” ubicado en la Plaza Miranda de la capital larense.

El maestro Emmanuel era diferente a sus colegas del  plantel, estaba  adelantado en el tiempo, tenía ideas innovadoras  que desarrollaría con los alumnos y que causarían revuelo en la tradicional institución educativa.
Joven, bien presentable, tenía un vehículo del año, un Chevrolet  Bellair, buena dicción, vestido a la moda; su  presencia  hizo suspirar a las compañeras de labores y despertó celos entre sus colegas del citado Grupo Escolar.

La década de los sesenta marcó un momento de grandes cambios sociales y el joven educador estaba al día en el acontecer mundial y especialmente interesado por los movimientos  revolucionarios en Latinoamérica, alentados por el ejemplo  de la Revolución Cubana.
Es así como Emmanuel González Espinal cambió por completo la técnica en su aula eliminando entre otros,  los estudios memorísticos  por los estudios analíticos. A la Geografía le dio suma importancia señalándola siempre en su clase como una Ciencia de la Superficie Terrestre que estudiaba las relaciones del Hombre con su Medio Ambiente. Además implantó  el estilo de los liceos, de dictar clases por materias y también creó nuevas asignaturas inexistentes para la época , como por ejemplo  Cosmografía y las Matemáticas Modernas. Se esmeraba narrando la Historia de Venezuela, sin los adornos que generalmente imprimen los escritores  en los libros de textos, era un experto en Geografía Universal y describía con pasión y en forma analítica los distintos paisajes del globo terráqueo, la Tundra y las características del subsuelo helado de los glaciares , la Taiga, las Selvas y otros. A más de esto nos hablaba de temas de actualidad como la conquista del Cosmo por el Hombre con el lanzamiento  del Sputnik, primer satélite artificial de la Tierra y del primer cosmonauta, Yuri Gagarin. Nos  daba por seguro de la llegada del hombre a la luna más temprano que tarde.  Y era tanta la emoción, que sus alumnos compartían y mostraban gran interés en cada una de las clases.

Preocupado por los problemas sociales, Emmanuel González visitaba los hogares de sus alumnos y dialogaba con padres y representantes, conociendo a fondo las necesidades y características de estas familias.
Todo un artista era el joven   maestro quien declamaba los mejores poemas del repertorio universal y cantaba y bailaba junto a sus colegas y alumnos. Asimismo descubría el talento existente entre sus muchachos, formando agrupaciones musicales, corales, danzas, periódicos escolares y hasta un grupo teatral montando interesantes obras. Como por ejemplo “Panchito Mandefuá” de José Rafael Pocaterra, que llevó hasta varios escenarios de los estados Lara y Yaracuy y que le hicieron merecedor de elogios en los medios impresos y radiales de la zona, así como incrementando la envidia de los anticuados colegas que trabajaban con las viejas pautas en aquella bucólica ciudad.
Emmanuel no se quedó allí, cursó estudios superiores y siguió su loable tarea de educar en otros niveles, formó un bello hogar y sigue arraigado en el terruño famoso  por los atardeceres crepusculares.

Hoy retirado, jubilado, disfruta en casa con su esposa Luisa Elena, sus hijas, nietos y recibe con amor las llamadas y visitas de tantos discípulos agradecidos que lo recuerdan como aquella película interpretada por el actor Sidney Poitier.  “ Al Maestro Con Cariño “.

El periodista Lic. Igor Camacho O. en una visita a su maestro, hace ya varios años.

Igor Camacho O.(Periodista)

Igorcamacho64@cantv.net

 Este articulo fue  publicado en el  “Diario La Región”, de Los Teques. Estado Miranda el día         17-04-2010.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada