domingo, 27 de febrero de 2011

La Batalla de Santa Inés

En este plano está la estrategia de Ezequiel Zamora en la primera batalla de trincheras en Venezuela.Hecho que se adelantó incluso a las guerras de trincheras durante la primera guerra mundial(Guerra del 1.914).


A manera de introducción.-

     Para los trabajos históricos sobre  “La Guerra Federal”  y del bizarro soldado, General Ezequiel Zamora, he utilizado  como fuente de información, por ser ellos quienes estudiaron con mayor dedicación y profundidad este pasaje de nuestra “Historia Patria”, las obras de los eminentes historiadores ya fallecidos:
Dr. Laureano Villanueva (Ezequiel Zamora.- Vida del valiente ciudadano).
Dr. Lisandro Alvarado (Historia de la Revolución Federal en Venezuela),
Dr. Federico Brito Figueroa (Tiempo de Ezequiel Zamora).

   Además   me permito también agregar a esta bibliografía, los apuntes de clases de mi época de estudiante en el viejo Pedagógico de Caracas y que aún conservo, dictados por los insignes profesores: Ramón Tovar, Federico Brito Figueroa, Pedro Felipe Ledezma, Edmundo Marcano, Ojeda Olaechea,  Dr. Virgilio Tosta, Dr. Tinoco Ritcher y de sobremanera, el Prof. Antonio Rojas Pérez.Material didáctico éste, que me ha servido de apoyo durante el espacio de tiempo, ya como profesor activo, como columnista en los Diarios El Impulso y El Informador de Barquisimeto, en mi programa radial “Un Momento Con La Historia” y en la actualidad aprovechando el don de las computadoras, en mi blog particular: “La Historia Amena”.

 La Batalla de Santa Inés.- La Batalla de Santa Inés fue considerada por muchos profesionales del Arte de La Guerra, como uno de los hechos de armas más sobresalientes en la Historia militar de Venezuela y que elevó a la cumbre de la gloria al invicto soldado y estratega, General Ezequiel Zamora, quien en éste memorable combate derrotó en forma aplastante al Ejército Oligárquico al mando del Coronel Manuel Vicente de Las Casas, brillante oficial que además se ufanaba de haber egresado de la Academia de Matemáticas y de haber sido discípulo de Cajigal y Aveledo.Fue el autor principal del golpe de Estado que derroca  al General Julián Castro en agosto de 1.859.    


Coronel Manuel Vicente de las Casas, Jefe del Estado Mayor del Ejército Oligarca.Su apellido es de lo mas "chic" de Caracas.Este caraqueño fue un valiente y brillante militar,cerebro del Golpe de Estado contra Julián Castro en 1.859.


     Debido al limitado espacio que dispongo en mi blog, trataremos entonces de describir sólo algunos episodios de este memorable hecho histórico.
Localización de Santa Inés.-
     Santa Inés, nos dice don Laureano Villanueva, “es una aldea situada en la margen derecha del Río Santo Domingo; a dos jornadas de Barinas”.
     El entonces Coronel Antonio Guzmán Blanco, quien  fue testigo y actor, como oficial de alto rango en ese inolvidable hecho de armas, sobre la  ubicación de Santa Inés, escribió: “Santa Inés… En medio de dilatadas y sucesivas sabanas, entrecortadas de trecho por lo que el llanero llama una mata, allí en el fondo, a catorce leguas de Barinas, esmaltando una de las riberas del caudaloso Santo Domingo, está Santa Inés”

     El médico y escritor barinés José León Tapia, recientemente fallecido, sobre la situación geográfica  de Santa Inés , en su obra literaria: “ por aquí pasó Zamora”, nos explica:  “Así apareció Santa Inés en la historia de Venezuela. Un pueblecito de la selva, en un recodo del Santo Domingo, rodeado de árboles por todas partes y un solo campo de entrada.


Las ruinas del trapiche.Se ven las palas y las masas."Aqui tronó el cañón", dicen los de Santa Inés  

     Allí construyó (Zamora) el laberinto de trincheras y veredas, para meter sus 3.000 hombres y esperar bien preparado”.

     Volvamos a ver lo que nos cuenta don Laureano Villanueva:
     Juan Crisóstomo Falcón y Zamora situaron al Ejército Federal en el camino que conduce  de Santa Inés a la boca de la selva, “trayecto largo de dos leguas”.
     Casi desde la salida de la aldea en dirección a la boca de la selva, Zamora organizó un sistema de atrincheramiento que parecía inexpugnable. Las trincheras eran 10 en total, tenían forma de trapecio, “de suerte que sus soldados (los de Zamora) podían hacer fuego sobre el camino, hacia el medio, hacia adelante y hacia atrás”,
     Hacia la derecha del Ejército Federal, y formando parte del sistema de atrincheramientos, se  construyó la fortísima defensa, llamada el Trapiche”;  el famoso Trapiche de que hablan todos los historiadores.-



     Había otros atrincheramientos de menor importancia, “que se comunicaban entre sí y con los grandes, por el norte.  En la espesura de éste, se emboscaban guerrillas innumerables, destinadas a  sostener los fuegos sin interrupción a uno y otro lado con la cual se completaría la defensa del enmarañado campamento”.-

     El General Juan Crisóstomo Falcón, con sus edecanes, el Estado Mayor General y las reservas, se situó en la plaza de Santa Inés; Zamora se ubicó detrás de la línea de fuego para  controlar directamente las operaciones.

Camino de entrada a Santa Inés.El callejón donde quedaron 1.000 muertos. 

Algunos militares de nuestra época se muestran desconcertados: En nuestra Academia militar deben tener en su pensum de estudio “La Batalla de Santa Inés; porque una vez egresados ya como oficiales, muchos de ellos acuden al sitio donde se dió el célebre encuentro.  Y  también muchos de ellos han emitido  opiniones desconcertantes,  ya que no conciben cómo  el  Coronel Manuel Vicente de las Casas, Jefe del Estado Mayor del Ejército Oligarca, pudo caer en la trampa que le preparó  Zamora. Consideran que no ha debido aceptar el combate, ya que las condiciones
que presentaba el terreno,las defensas de lo federales y demás factores estratégicos, era tanto como ir al suicidio. En efecto, a medida  que los federalistas fuesen tomando las trincheras, y medida que “los constitucionalistas” penetrasen en el campo federal, irían hundiéndose más y más en un verdadero callejón sin salida, en un infierno de fuego, lodo y sangre.-
     Es digno también reconocer que en Santa Inés se peleó con “heroísmo venezolano”. En ambos bandos se hicieron prodigio de valor y de inaudito sacrificio.


"En Matas Azules", sabanas de Maporal, se pararon los oligarcas con la infantería acomodada , defendiéndose con los arboles". 

Consideraciones finales:
    Todos nuestros historiadores   dan el 10 de diciembre de 1.859 como la fecha  en que se libró la Batalla de Santa Inés. Fecha que todos los años conmemoramos los venezolanos de avanzada, con fervor revolucionario. Pero el entonces Coronel Antonio Guzmán Blanco, testigo y autor de esa jornada heroica, en un documento de su puño y letra que publicó entonces en “El Eco del Ejército”, nos dice lo siguiente: A nuestro juicio, de  Santa Inés no tenemos sino una misma batalla; es un campo de dieciocho leguas en que nos hemos estado batiendo diecisiete días consecutivos. Ha sido un mes de fuego perenne. Batalla colosal, de portentosos resultados. ¡ Triunfó la libertad!
    
“Algo quisiéramos añadir antes de concluir este escrito. Dejemos hablar al General Juan Crisóstomo Falcón:
     “¡Compañeros de armas!  Un recuerdo ante todo, y una lágrima sobre la tumba de nuestros hermanos que han sucumbido gloriosamente…
  
   “Hemos terminado la presente jornada. El 10 de diciembre es una fecha clásica en los fastos de la revolución...  El campo de Santa Inés y como corolarios suyos, los de la Sabana, el Corozo y Curbatí, esos sepulcros del ostentoso ejército, el más numeroso de cuantos se han organizado contra la federación, quedan inmortalizados con vuestro heroísmo. Cinco mil hombres han desaparecido como una sombra ante  vuestra pujanza.

Sabanas de la Palma. Podemos ver que el pueblo desapareció.Sólo quedó una mata donde estaba el cementerio .

    “Guerreros: Me siento orgulloso de hallarme a vuestro frente. Bravos en el combate, magnánimos en la victoria, habeis conquistado el doble laurel de valientes y humanos. Así se conducen los generosos hijos de la libertad;  así acogen al vencido, como lo habeis acogido vosotros, con abrazos  y  enternecimientos”.

     “Que el Dios de la paz presida desde hoy  nuestra marcha triunfal…”
     “Dado en el cuartel general de Curbatí  en Barinas, a  28 de diciembre de 1.859, año 1ro. De la Federación”.

Emmanuel P. González Espinal
emplugones@hotmail.com




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada