miércoles, 26 de enero de 2011

Jose Tomas Boves ¿Héroe o Villano?


Boves, Guardajumo y Jacinto Lara


Leyendo las noticias atrasadas en los periódicos que me suministra el vecino, me llamó la atención la columna “Film y Cine Nacional” que trajo el diario caraqueño Ultimas Noticias los días 25 y 27 de agosto de 2.010, donde señalan la puesta en cartelera de la película venezolana de Luis Alberto Lamata “Taita Boves” basada en el libro Boves el Urogallo, historia novelada  del finado  médico psiquiatra e historiador Francisco Herrera Luque. La cinta cinematográfica se estrenó  en Caracas, Maracay y Valencia y próximamente se exhibirá en otras ciudades del país.
     Como a la oportunidad la pintan calva, de inmediato salí a revisar mis apuntes de clases y las grabaciones  de mi programa radial “Un momento con la Historia”, el cual se ha mantenido en el aire de lunes a viernes por casi 10 años en la ciudad de Barquisimeto, para luego sintetizar  ese material y transformarlo en trabajos periodísticos. Veamos uno de ellos.
     José Tomas Bobes Iglesias (con b labial, larga, según su Fe de Bautismo) nació el 18 de febrero de 1782 en Oviedo, capital de la actual comunidad autónoma uniprovincial de Asturias-España, hijo de padres muy humildes de nombres Manuel Bobes y Manuela Iglesias. Cuando tenía 5 años muere su padre y su madre hizo hasta lo imposible para levantar al pequeño José Tomás y a sus otros dos hijos. A los 16 años José Tomás obtiene el título de Licenciado en Ciencias Náuticas con brillantes notas, haciendo honor así al sacrificio de doña Manuela. De inmediato comienza a trabajar en la marina mercante navegando por el Mediterráneo. Allí se pierde su rastro y luego aparece en Venezuela sin saberse cuándo y cómo llegó, aunque el historiador venezolano Felipe Larrazábal nos dice que ya se conocían  sus andanzas en nuestro país en los años 1.808 y 1.809 ejerciendo el comercio de contrabando y la piratería. Por supuesto que esto no puede parecernos inverosímil, puesto que el asturiano poseía también el clásico carácter español que se traduce  o repartía entre lo legal y lo prohibido, entre lo bueno y lo malo, entre la bondad, el engaño y la tracalería. En fin, lo mejorcito que algunos venezolanos heredamos de ellos y que llamamos la “viveza criolla”.
     Ahora el amantísimo hijo de doña Manuela, el sobresaliente estudiante de las ciencias náuticas, el asturiano ejemplar se convierte de la noche a la mañana en un transgresor de la ley al ser descubierto en sus actividades ilícitas por las autoridades portuarias; fue enjuiciado y condenado a pagar su pena en el Castillo de Puerto Cabello. En fecha posterior, le cambian la pena y lo envían confinado a la ciudad de Calabozo a purgar su sentencia, bien lejos de las zonas costeras. En dicha población llanera, la lengua criolla cambia la letra “b“ labial o alta a su apellido por la “v “  labiodental o v pequeña.  Igual hicieron muchos otros españoles al llegar a nuestro territorio, entre ellos los abuelos de nuestro Libertador.
     En Calabozo, Boves se dedica al comercio permitido e instala una tienda de mercancía seca, telas y ropa. A su vez, para abastecer su tienda, viajaba al interior del llano donde negociaba  con cuero, ganado, sebo y otras utilerías que vendía en Puerto Píritu donde también se apertrechaba.
     Cuenta don Arístides Rojas que, en una de esas andanzas llaneras viniendo de Puerto Píritu, acompañado de un joven comerciante y amigo, les tocó en horas de la noche transitar por el dominio del bandolero y criminal más famoso del llano en ese entonces, el legendario Guardajumo y su pandilla de malhechores, quienes eran el azote de las sabanas del Guárico pues sembraban el espanto y el terror entre los dueños de hatos y de los mercaderes que recorrían la sabana. Guardajumo y sus forajidos asaltaron a los jóvenes negociantes quienes se defendieron con un valor inaudito, causándole bajas a los forajidos e incluso hiriendo profusamente a Guardajumo, lo cual determinó que el terrible delincuente acudiera a las armas del venado y luego se perdiera en la oscuridad de la noche.
      Interesante para los  larenses es saber que, el otro valiente comerciante y  entrañable amigo de Boves, era nada más y nada menos que el mismísimo personaje que en un futuro no muy lejano sería su adversario y que a su vez llenaría de laureles gloriosos las páginas de nuestra Historia Patria: el intrépido de Corpahuáico y nuestro héroe epónimo General Jacinto Lara.

Boves: el antiesclavista y  primer caudillo de la democracia venezolana (II)

Algunos  historiadores venezolanos y de otras latitudes han considerado, en sus análisis e interpretaciones, a nuestra gesta independentista como una guerra civil y social y, a su vez, describen  a José Tomás Boves , no como un asesino despiadado, terrorífico y diabólico, saciándose siempre en sus orgías de sangre, tal y como nos lo pintaban nuestros primeros maestros y profesores, sino que aprecian en sus acciones guerreras, un terror; pero un terror jacobino, revolucionario, de esclavos en armas contra sus opresores seculares.
      Como vemos la realidad es otra. Boves aspiraba alcanzar con su lucha  armada, entre otras cosas,  liberar a los esclavos de la servidumbre así como cambiar las estructuras económicas establecidas ocupando las tierras ociosas y destruyendo el gran latifundio. En síntesis, sus acciones sociales tuvieron marcadas características de una  revolución agraria.
     Cuando los miembros de la Academia y  sus similares, quienes  por lo general des-Morón-an nuestra historia, ven en la obra de Boves sólo sangre y desolación, es porque ya están sectorizados  y lo que expresan en sus escritos son sus sentimientos e intereses de clase; se llenan de dolor por el derramamiento de la sangre mantuana, de aquellos que ostentaban el poder económico, comportándose con gran indiferencia  ante el mayor genocidio de la humanidad  como lo fue el exterminio en el continente americano  en casi su totalidad de nuestros pueblos originarios así como el maltrato constante y permanente que llevaba a la muerte a los esclavos.
     Boves aparece en nuestra historia como un jefe realista cuando es derrotado el Capitán español Domingo Monteverde; pero, en verdad estuvo al lado del rey por consideraciones tácticas puesto que no acataba las órdenes del Capitán General. Fue tan radical en la aplicación de su “Programa Revolucionario” que, durante la eliminación sistemática de los blancos criollos y en el fiel cumplimiento de la promesa de repartir los bienes y propiedades de los mantuanos, llegó a asustar a los mismos realistas españoles. Estos hechos demostraban claramente  el contenido de clase de la revolución de Boves. “Los intereses que se recojan de esos traidores serán repartidos entre los soldados que defienden la justa y santa causa”… decía el asturiano en una circular. Con razón Juan Vicente González le hizo acreedor del título de: Primer caudillo de la democracia venezolana.-
Boves, el primer libertador de los esclavos venezolanos.-

     José Tomás Boves tuvo la audacia y la capacidad de levantar en armas a toda la esclavitud de los llanos desde Calabozo hasta las extremidades del Apure y desde los confines de Barcelona hasta Calabozo. José Tomás los hizo soldados, llegando a tener bajo su mando a más de diez mil hombres, dentro de los cuales no había más de 40 blancos entre peninsulares y criollos. En su forma de mando se aprecia un igualitarismo, los ascensos se concedían por el valor demostrado en el campo de batalla, elevando por igual a los negros, zambos, mulatos e indios de su ejército en las altas jerarquías militares.
     El “taita” Boves, como lo llamaban sus seguidores, fue marino en su país de origen. Posteriormente  en Venezuela se dedicó al contrabando y a la piratería siendo juzgado y  condenado y luego confinado a la ciudad llanera de Calabozo donde se dedicó al comercio permitido. Allí tuvo la oportunidad de estrechar lazos de amistad con los esclavos de las haciendas cercanas, con los llaneros y con la gente del pueblo en general. Es pertinente señalar que José Tomás fue tan llanero como el que más. Se confundía con su tropa, conversaba y hablaba como ellos, comía y dormía entre ellos y su ejército de indios, negros y mestizos  era toda su diversión y entretenimiento.
     Desde finales del Siglo XVIII vagaban por los llanos cuatreros armados que se dedicaban a robar ganado y mataban las reses para vender su carne, cuero y sebo. Esos hombres serían luego los soldados del ejército “realista” del asturiano y en fecha posterior, a raíz de la muerte de su líder, soldados del ejército patriota, con Páez como jefe absoluto.
     Boves y sus llaneros sentían un odio visceral hacia los blancos criollos o mantuanos. José Tomás decía que en los llanos no debía quedar un blanco porque tenía todo aquel territorio destinado para los pardos y para asegurar su retirada en caso de una derrota, pues definitivamente tenía razones suficientes para  no confiar en ellos.
Emmanuel P. González Espinal

emplugones@hotmail.com


8 comentarios:

  1. Boves es superior a Bolívar y se asemeja a la continuación de las luchas de Miranda, Gual y España, Pirela, Piar, Zamora, Matías Salazar, Pio Tamayo, Argimiro Gabaldón, Fabricio Ojeda, Américo Silva, Rincón Cabrera y no por este vagabundo de Chávez, quién es un traidor al movimiento poular, atentamente, León Morales, Oficial de Marina Mercante y francmasón grado 33.

    ResponderEliminar
  2. Y hay que decirlo, porqu ests degenerados del chavism nos han sumergido en la lumpen burguesia y el lñumpismo roletario con aires oteantes de un fascismo extremista de derecha; en verdad dan pena; Boves es la grandeza espiritual del pueblo venezolano en toda su esencia, no la de unos miserables desfenetrados de su memoria histórica que actuan más bien como enfermos mentales, sin imprtarles sus familias, patria y nación. Boves es el alma de la liberación nacional, siempre atacó a Bolivar, y los asquerosos miserables de este tiempo apuestan por un Bolívar traidor, quien nunca negó su condición de clase y fue el fundador del Partido Conservador en Colombia, como odemos olvidar la traición que le hizo al General Miranda en 1.812? O es qué el fusilamiento del General Piar no es una mancha más para su maldita gloria? La muerte del Almiurante Padilla no es la deshonra con que ocultó sus manías de dictador en el septiembrazo de 1.928? Bolívar da asco, es la verdad; viva el General Manuel Piar, El Libertador de GFuayana, fuera de allá el General Rangel Gómez, Viva Andrés Velasquez.

    ResponderEliminar
  3. Taramas, la verdad no sabes lo que dices, te dejas llevar por lo que dicen algunos historiadores, y apartando la politica actual, quiero decirte que estas maldiciendo a uno de nuestros libertadores, sin quitarle honores a los otros que has nombrado, la historia no es perfecta y a veces quisieramos que todo hubiese terminado en un final feliz, pero el echo es que ellos son nuestros proceres, y eso hay que rendirle respeto. todos ellos fusilaron, asesinaron pero por una causa. que si la vemos en nuestros dias seria algo asi como crimenes de guerra. todo es producto de la epoca, recuerda eso. la dificil comunicacio nde entonces, el malvado racismo. entre otros. lo cierto es que todos y cada uno de ellos aportaron su grano de arena para la lucha independentista. me gustaria saber si ese tiempo tu hubieses tenido los cojones suficiente para hacer lo que ellos hicieron. QUE VIVAN NUESTROS PROCERES.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los cojones los tiene la puta madre tuya cabrón, miserable de mierda; o es que no has visto los resultados en donde Capriles Radonsky derrotó a los fascistas chavistas ladrones y corruptos, que te has creido basura; Bolivar siempre fue un maldito y los vhavistas ni hablar, perdieron en todas partes, esa gente es fascista en extrema en instancia, viva Boves, abajo esos malditos libertadores de la II republica.

      Eliminar
  4. Peazo e loco...bueno...apartando ese asuntillo...creo que con base en lo poco que he podido ahondar en la historia de Boves, porque contrario a la mayoria de los que comentan acá se que leer algo en internet no te hace un experto, me parece ver ahora que Boves tuvo un programa revolucionario que competía con el de Bolívar y la burguesía mantuana... el asunto es que como sabemos la historia la escriben los vencedores. Por cierto, también Bolivar tuvo que aliarse tácticamente con los pardos, aunque para la mayoría de los compañeros de Bolívar su revolución no debia incluirlos. Ya sabemos tambien a que le llevo a Bolivar el depositar su confianza en la burguesía local creyendola revolucionaria...traicion y destierro, olvido de los ideales revolucionarios...tal vez hubiera sido distinta la cosa de haber vencido Boves

    ResponderEliminar
  5. Pendejo estúpido de Taramas, dices ser francmasón grado 33 y tienes el celebro y la boca sucia!!! COMO TE ATREVES A MALDECIR AL MAS GRANDE PERSONAJE DE LA HISTORIA DE VENEZUELA!!! COMO TE ATREVES A CUESTIONAR AL LIBERTADOR DE 5 PAÍSES!!! UNO DE LOS MAYORES INTELECTUALES Y UNO DE LOS GRANDES GENIOS MILITARES DE TODOS LOS TIEMPOS!!! EL QUE LO DIÓ TODO POR LA LIBERTAD Y LA DEMOCRACIA, OFRENDÓ SU RIQUESA Y SU VIDA POR LA LIBERTAD!!! MURIÓ POBLE POR NUESTRO FUTURO ESTÚPIDO HIJO DE LA GRAN PUTA!!!. DEJÓ UN LEGADO INCUESTIONABLE!!! ¿NO HAS VISTO SUS CARTAS, CONGRESOS Y BATALLAS? BOVES FUÉ UN REALISTA ASESÍNO SÁDICO QUE MATABA SIN PIEDAD A TODO EL QUE SE LE CRUZARA EN FRENTE!!! ERES UN VENDEPÁTRIA CABRÓN Y CAPULLO!!! ESOS MISERABLES ESPAÑOLES SE LES FUÉ EL MACHO DE NARGAS CON NOSOTROS!!! Y CONSTE QUE SOY MUCHO MAS OPOSITOR QUE TÚ COMUNISTA MISERABLE!!! RESPETA A NUESTROS GRANDES PRÓCERES!!! BOLIVAR TE QUEDA DEMASIADO GRANDE PARA MENCIONARLO EN TU SUCIA BOCA!!! LEE UN POCO MAS DE HISTORIA!!! INVESTIGA!!! YO DESDE PEQUEÑO YA INVESTIGABA LA HISTORIA!!! HASLO TÚ TAMBIÉN ANACRONISTA DE MIERDA!!! RESPETA!!!

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar